La Misericordia Samaritana

La parábola del buen samaritano forma parte del patrimonio de la humanidad. Nos dice lo que hay que hacer por el prójimo y cómo hay que hacerlo: “Pero un samaritano que iba de camino, lo vio y se compadeció de él” (Lc. 10, 33).

Cuando somos honrados con la realidad y ninguna venda nos impide ver el sufrimiento del otro, la primera  reacción es la misericordia. Este sentimiento profundamente humano le lleva al samaritano a realizar muchas acciones, así lo relata San Lucas: se compadece, se acerca, venda al herido, lo monta en su propia cabalgadura, lo lleva a la posada y lo cuida.

Estas acciones profundamente cristianas: compadecerse, acercarse, vendar, llevar, cuidar, deben hacer la diferencia en nuestra vida personal, familiar y comunitaria. Hagamos hoy la diferencia y compartamos con nuestros hermanos afectados.

Puede hacer llegar su generosa ayuda a la cuenta de ahorros del Banco FICOSA Número 10-101-00334645 a favor de Cáritas de Honduras, cuenta corriente en Lempiras. Muchas gracias.

Tambien puede acudir a las oficinas de las Caritas Diocesanas para donativos en especie.

feadi

Noticias anteriores

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Mons. Evelio Domínguez Fundador de Cáritas Honduras