Proyecto: Familias Fuertes

 

Proyecto:  Familias Fuertes

 

Cáritas Hondura iniciará un proceso de acompañamiento a familias para prevenir conductas de riesgo en jóvenes. Este proceso se implementará en la Arquidiócesis de Tegucigalpa y la Diócesis de San Pedro Sula. Se  espera llegar a 570 familias de cinco parroquias. El proyecto es financiado por CRS Honduras.

El grupo de animadores voluntarios que impulsarán el proyecto, recibieron la inducción en Siguatepeque del 31 de Mayo al 03 de Junio. Los facilitadores fueron Gabina Dubón, Gilberto Hernández y Miguel Angel Aguilar de Cáritas El Salvador. Participaron 22 animadores.

El objetivo general es orientar a las familias para mejorar la salud y el desarrollo de adolescentes entre 10-14 años y prevenir conductas de riesgo a través de la promoción de la comunicación entre padres e hijos.

Se utilizarán manuales de enseñanza, modelos para prácticas individuales y de grupo, así como juegos de dramatización, cambio de roles y videos. El programa se desarrollará en 7 sesiones de intervención con las familias, para construir estrategias de protección tanto para adolescentes como para sus padres. Lo ideal es que el adolescente asista a las sesiones con 2 adultos, ya sean sus padres o uno de ellos y otro adulto que sea parte de la vida del adolescente (tío, abuelo, buen amigo de la familia).

Resultados esperados:

• Fortalecer las capacidades de los jóvenes para que tengan una mejor comunicación con sus padres, tomen decisiones saludables y puedan prevenir conductas de riesgo.

• Que los jóvenes desarrollen habilidades efectivas para protegerse de conductas de riesgo, enfrenten el estrés y la presión, elijan buenos amigos, muestren una conducta prosocial, tengan metas claras y sean capases de realizar por si mismos sus proyectos de vida.

• Que los padres aprendan habilidades de conexión emocional, promoción de soporte y proximidad a sus hijos así como maneras efectivas de disciplinar, orientar e informar, tratar afectivamente y escuchar a sus hijos con empatía.

• Usen los métodos de monitoreo efectivos para la crianza y para ayudar a sus hijos a alcanzar autonomía.

 

• El bienestar de todos los miembros de la familia.

• Formación de familias caracterizadas por ser fuertes, unidas, comunicadas, informadas, con responsabilidad social y participantes en la prevención de conductas de riesgo.

• Comunidades fuertes, seguras y con bienestar.

• Promoción del desarrollo local a través de la mejoría en la calidad de salud, disminución del uso de tabaco, abuso del alcohol y otras substancias psicotrópicas, la prevención de la violencia y prácticas sexuales no seguras entre los adolescentes de 10 y 14 años de edad.

• Comunidades fortalecidas y responsables de los logros de objetivos planteados por la intervención.

Al final se esperan familias unidas,  fuera de violencia que tienen buena comunicación e hijos alejados  de adicciones como ser: al  tabaco, alcohol o cualquier psicotrópico que altera el sistema nervioso central.

feadi

Noticias anteriores

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Mons. Evelio Domínguez Fundador de Cáritas Honduras